lunes, noviembre 07, 2005

Falsas medicinas


En Automedicación y medicinas alternativas el periodista Mario Méndez Acosta ofrece el antídoto contra la pseudomedicina que nos rodea.

Resulta casi imposible encontrar en las librerías información seria acerca de las llamadas terapias y medicinas alternativas. Hasta en los medios de comunicación más serios y que presumen de ofrecer a su público la información de mayor calidad, se difunden algunas
pseudomedicinas.

Es en verdad difícil que en algún programa de debate se presente el punto de vista de la verdadera medicina; los homeópatas, acupunturistas, iridólogos, quiroprácticos y los vendedores de la más variada cháchara curalotodo tienen campo libre para promover sus mentiras sin que nadie se les enfrente. El público mexicano se encuentra totalmente desprotegido ante las afirmaciones de los charlatanes de la salud. Pareciera que los médicos y los divulgadores de la ciencia no estuvieran preocupados por desmentir a los falsos médicos.

Afortunadamente existen algunos escépticos profesionales dispuestos a dar al público las herramientas necesarias para enfrentar los embates de los bebedores de pipi, o de quienes aseguran que los gérmenes no causan enfermedades, entre otros disparates.

Mario Méndez Acosta estudió ingeniería civil en la UNAM, por muchos años se ha dedicado a la divulgación de la ciencia y es presidente de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE).

A través de las páginas de su obra analiza falsas medicinas como la homeopatía, el naturismo, la orinoterapia, las flores de Bach, la quiropráctica, la acupuntura, la iridología... ¿Qué tan efectivas resultan las anteriores terapias? Méndez Acosta nos proporciona una respuesta seria, una respuesta que se basa en la evidencia científica y no en evidencias anecdóticas, prejuicios o creencias preconcebidas.

El presidente de la SOMIE lanza al lector la pregunta: ¿Daña la medicina? Nos comenta entre otras cosas: "En gran parte se ha perdido la noción del verdadero impacto que ha tenido la medicina científica en nuestra vida cotidiana. Lo más importante sin duda es la desaparición del espectro de la muerte temprana de algún familiar en la mayoría de los hogares. Muchos de los que vivieron su niñez antes de 1940 recuerdan que el fallecimiento prematuro de hermanos y hermanas era algo común (...) La muerte era la constante en todas las familias, y ahora ya casi no ocurre eso. La medicina científica ha alterado radicalmente nuestras vidas. La mayoría llevamos la cicatriz de la vacuna contra la viruela -los hombres en el brazo, las mujeres en la pierna-, una enfermedad que ha sido erradicada por completo, como también ha ocurrido con la poliomielitis (...) No obstante, este impacto no es apreciado. Algunos charlatanes, como uno que se hace llamar Shaya Michán, aseguran que la medicina moderna causa daños. Horas y horas repiten este embuste por la radio y la gente se lo cree. Se pondera la supuesta sabiduría médica tradicional de Oriente y de otros lugares, sin tomar en cuenta que los indicadores demográficos de salud de esos países, antes de la llegada de la medicina occidental, eran desastrosos. La esperanza de vida en China y en la India era, en la primera mitad de este siglo, de menos de 50 años. A pesar de ello, miles de personas juran que la medicina ayurvédica, por dar un ejemplo, es la clave para una salud a toda prueba y les pagan verdaderas fortunas a charlatanes internacionales, como el indostano Deepak Chopra. Lo importante de la medicina científica es que permitió conocer las causas de la enfermedad. No se trata de una simple opinión más; no es una escuela de pensamiento entre muchas otras, o una visión mística inspirada de un individuo que vivió hace cientos de años. Se trata de una descripción verificable de los hechos que rodean a la pérdida y la recuperación de la salud. Costó trabajo entender qué es lo que quebranta la salud humana, y para ello tuvo que intervenir el descubrimiento del método científico."

No se puede tolerar a los charlatanes de la salud. Todo el mundo tiene derecho a creer en lo que quiera, pero también tiene derecho a tener acceso a información seria, veraz y científica.

La charlatanería abunda, por cada ciencia existe -al menos- una pseudociencia. Pero en el campo médico es donde mayor daño hacen las creencias supersticiosas y la irracionalidad, ya que ponen en peligro nuestra salud y, en muchos casos, nuestras vidas.

Muchas pseudomedicinas quedaron fuera, muchos remedios populares deben también ser analizados; y es por ello que esperamos que en el futuro podamos encontrar información seria al respecto.

Por lo pronto dejemos que Mario Méndez Acosta denuncie el fraude y nos informe de lo que hay detrás de las pseudomedicinas en su libro "Automedicación y medicinas alternativas" de la colección Viaje al Centro de la Ciencia de ADN Editores y CONACULTA.

5 comentarios:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Roberto Iza Valdes dijo...

¡Feliz y próspero año nuevo!

Martín Fragoso dijo...

Muchas gracias, ¡¡que tengas un buen año!!

Anónimo dijo...

yo opino que este cientifico es una persona muy preparada y sugiero que se publiquen mas libros de esta indole ya que son muy interesantes y felicito al señor hacyan por sus libros aunque yo no sea un lector constante me agrado mucho este libro y espero que se le de la oportunidad a otros cientificos jovenes que tienen una idea interesante.

alberto dijo...

hay una recomendación que me gustaría hacer, el que este análisis llegue a las personas inmersas en ese medio de las medicinas alternativas lo vuelven muy difícil, pues más que en un plano de análisis es una crítica y eso polariza fuertemente a las personas que leen esto y no se logra el objetivo que es iluminar en este complejo ambiente de la salud; el punto de partida lo aplaudo y mucho, y que haya mayor difusión de la explicación científica y no solo una crítica anecdótica y contemplativa, un ejemplo básico y muy demostrativo, explicado como científicos: los alternativos ocupan el campo electromagnético como curación y ahora hay publicaciones que hablan que el campo produce cancer y no es recomendables en altas proporciones. eso es un claro ejemplo de lo que creo podemos hacer... citando publicaciones en fecha y fuentes. saludos... cualquier cosa estoy para servirles, artax84_golden_wolf@hotmail.com